Conozca las tendencias del mercado Infraestructuras: bajada, no desplome

Infraestructuras: bajada, no desplome

Noviembre 2018

2018 ha sido un año complicado para el sector de las infraestructuras, que ha bajado en términos absolutos y ofrecido una rentabilidad inferior a la del grueso de los mercados de renta variable. En nuestra opinión, hay dos motivos para ello. Primero, las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, que han agriado la actitud de los inversores hacia las empresas de materiales y construcción, que dependen de la libre circulación de mercancías, como proveedores globales para proyectos de infraestructuras. Segundo, la subida de las tasas de interés en Estados Unidos y determinados países asiáticos ha hecho subir el coste de financiación de los proyectos de infraestructuras. En consecuencia, el riesgo de que los proyectos sufran retrasos está aumentando, y los de mayor envergadura puede incluso que se cancelen.

MSCI Infrastructure Index vs. tasa de interés estadounidense a 10 años

Último punto de datos: 07/11/2018. Las indicaciones sobre rendimiento histórico y
supuestos del mercado financiero no son indicadores fiables de la rentabilidad actual
o futura. Fuente: Bloomberg, Credit Suisse

Los fundamentos subyacentes siguen siendo favorables

A pesar de estos inconvenientes, los fundamentos subyacentes del tema de inversión en infraestructuras se mantienen intactos: los mercados desarrollados tienen que sustituir sus envejecidas estructuras de transporte, electricidad, agua y telecomunicaciones, mientras que los mercados emergentes necesitan acometer nuevos proyectos para acelerar su desarrollo económico. El Global Infrastructure Hub del G-20 prevé que la brecha mundial de las infraestructuras, que mide la diferencia entre las infraestructuras necesarias y los proyectos de desarrollo previstos según los niveles de inversión actuales, va a ampliarse hasta los 15 billones de USD en 2040. Por ello, consideramos que el retroceso sufrido por las acciones del sector de infraestructuras este año constituye una oportunidad de compra. Existe una serie de catalizadores que deberían hacer que este tema vuelva a captar la atención de los inversores el año que viene.

Posibles catalizadores para 2019

Primero, en la próxima reunión del G-20 en Argentina, “Infraestructuras para el desarrollo” es una de las tres prioridades del programa, de modo que las infraestructuras cobrarán protagonismo a nivel mundial. A escala nacional, los distintos países están concediendo prioridad a una serie de subtemas (ej: vivienda asequible en Alemania, despliegue de infraestructuras de telecomunicaciones 5G en Estados Unidos y China, transportes en México). Segundo, un anteproyecto de ley bipartito sobre infraestructuras podría constituir una victoria fácil para el recién elegido Congreso estadounidense en división, ya que los  Demócratas han señalado su apoyo al mismo. Así mismo, el aumento del control presupuestario por parte de la Cámara de Representantes, ahora controlada por los Demócratas, podría servir para moderar los agresivos planes de gasto público de la administración estadounidense, lo cual acallaría los temores sobre la posibilidad de que las tasas de interés suban todavía más de lo esperado. Tercero, un posible acuerdo comercial entre Estados Unidos y China serviría para mejorar las perspectivas de crecimiento económico mundial y eliminar un enorme factor de incertidumbre para las infraestructuras.

Nuestros Banqueros de Relación esperan contar con la oportunidad de reunirse con usted. Para programar una cita o para conocer más, contáctenos ahora.

Contáctenos ahora