News and Insights

El mensaje detrás de las imágenes

La humanidad se enfrenta a graves problemas ecológicos y sociales. Yann Arthus-Bertrand confía en el poder de la fotografía para propiciar el cambio. Su fundación GoodPlanet promueve la ecología y la solidaridad y participa en proyectos que apoyan los esfuerzos de sostenibilidad en todo el mundo. En la entrevista con Scope, explica qué contribución deben realizar tanto las personas individuales como la sociedad con el fin de preservar el planeta Tierra para las generaciones futuras.

Señor Bertrand, ¿considera usted su fotografía un arte o una misión?

El fin de mi fotografía es aumentar la concienciación pública sobre el medioambiente y su protección. En otras palabras, con mi trabajo fotográfico quiero llamar la atención sobre la ecología y el humanismo para alentar a las personas a hacer un verdadero esfuerzo por la Tierra y sus habitantes. Todo mi trabajo fotográfico es gratuito para escuelas, asociaciones u organizaciones no gubernamentales. Además, espero que mi fotografía se convierta en una especie de herencia para una nueva generación, a pesar de los drásticos cambios que la Tierra sufre cada año debido a la expansión del capitalismo.

En sus comienzos como fotógrafo, usted obviamente quería mostrar en primer lugar la belleza de nuestro planeta.

Es cierto, pero después de muchos viajes y encuentros con numerosos científicos, me di cuenta de que hay que conectar cada imagen con un mensaje.

¿En ocasiones preferiría vivir en otro planeta?

No, en absoluto. Amo la Tierra y no creo que la exploración de Marte o de otros planetas contribuya a solucionar los problemas actuales en nuestro propio planeta. Deberíamos concentrarnos en primer lugar en nuestro medioambiente y aprender a respetarlo. En mi opinión, no mostramos suficiente respeto por nuestra hermosa flora y fauna.

Los desafíos globales para el futuro de nuestros hijos son enormes. ¿Cómo pueden los inversores ejercer una influencia positiva?

Creo que los inversores han comenzado a tomar decisiones de inversión de forma diferente. En primer lugar, cada vez se esfuerzan más por invertir de forma socialmente responsable. Por supuesto, esta iniciativa debe seguir desarrollándose en el futuro. Además, me parece importante ser más restrictivos y, por ejemplo, no invertir en fabricantes de armas o compañías petroleras. Sé que los inversores cada vez son más conscientes de estos temas, y esta es una buena señal para el futuro.

A pesar de que el modelo económico capitalista destruye nuestro medioambiente, deberíamos aprovecharlo en lugar de condenarlo. Por ello, colaboro con Total y otras grandes empresas para lograr cambios positivos en el medioambiente.

Usted es el fundador de GoodPlanet. ¿Por qué es diferente o única esta organización?

En realidad, nuestra fundación no se diferencia tanto de otras organizaciones medioambientales, pero algunas de nuestras acciones pueden considerarse verdaderamente únicas. Por ejemplo, en París contamos con un espacio público abierto a todo el mundo dedicado a la ecología y la solidaridad. La fundación GoodPlanet se encuentra en el Domaine de Longchamp de París. Allí hemos creado una «burbuja verde» con entrada gratuita en la que los visitantes pueden experimentar una forma positiva y fructífera de ecología solidaria a través de debates y encuentros.

¿Qué incluye esta experiencia en particular?

Además de las exposiciones permanentes, la fundación GoodPlanet organiza cada fin de semana dos días temáticos dedicados a temas ecológicos, sociales y relacionados con la solidaridad. Desde la alimentación ecológica hasta la energía nuclear, desde la libertad de prensa hasta la situación de los refugiados y desde la recolección de miel hasta la moda ética: en el Domaine de Longchamp se ponen de relieve todos los temas actuales, desde los más interactivos hasta los más críticos.

Nuestra fundación también realiza un amplio trabajo con las escuelas. Recientemente, hemos enviado carteles sobre los 17 objetivos de desarrollo sostenible de la ONU a todas las 80 000 escuelas de Francia.

Entre otras cosas, la fundación GoodPlanet apoya a las empresas y las instituciones en la introducción de enfoques ecológicamente responsables. ¿Podría describir cómo realiza la fundación esta tarea?

Nuestra fundación está especializada en la compensación de CO2. Con la ayuda de depósitos de biogás, compensamos las emisiones de CO2 de varias grandes empresas. Por ejemplo, con 7000 depósitos de biogás en construcción, compensamos todos los vuelos de negocios de Total. Un depósito de biogás es un contenedor en el que los residuos orgánicos (excrementos de animales, restos de alimentos, etc.) son descompuestos anaeróbicamente por bacterias mediante un proceso de fermentación que produce metano, que se puede usar como gas para cocinar. Los depósitos también generan residuos que se pueden utilizar como fertilizantes naturales para sustituir a los productos químicos. Así, estos depósitos contribuyen a mejorar las condiciones de vida de la población, así como a reducir la deforestación y las emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Dónde se construyen estos depósitos?

En los países en vías de desarrollo. Por ejemplo, en la India, un depósito familiar instalado por la fundación GoodPlanet y su socio SKG Sangha cuesta 450 euros y sustituye a cuatro toneladas de madera al año. Esto equivale a cinco toneladas de CO2 por año. El proyecto se desarrolla en seis distritos (Jabalpur, Naramahpur, Madla, Chindwara, Seoni y Balaghat) en el estado federal de Madhya Pradesh.

Tiene cuatro objetivos:

  • establecer un suministro de energía sostenible a través de la construcción y el mantenimiento de las instalaciones de biogás en el país;
  • mejorar las condiciones sociales, económicas y ecológicas de la población;
  • financiar el proyecto a través de la compensación voluntaria de CO2
  • fomentar una agricultura alternativa mediante el uso de residuos de fermentación.

Para alcanzar estos objetivos, hemos identificado a familias en situación de necesidad, hemos formado a los futuros usuarios y hemos establecido protocolos de seguimiento precisos.

GoodPlanet promueve proyectos con el objetivo de ofrecer energía renovable y sostenible a través de la compensación voluntaria de CO2. ¿Este enfoque voluntario es suficiente para cambiar de forma permanente nuestra estrategia energética?

Sí, así lo creo. Me parece vergonzoso ignorar el impacto medioambiental de nuestro comportamiento. Por ejemplo, todos los pasajeros aéreos deberían reflexionar sobre la cantidad de CO2 que generan sus vuelos. En mi opinión, todas las personas deberíamos volar mucho menos y compensar las emisiones de CO2 de cada vuelo.

Como he mencionado anteriormente, nuestra fundación compensa las emisiones de CO2 mediante depósitos de biogás. No obstante, también se pueden compensar de muchas otras formas; por ejemplo, plantando árboles.

Sin embargo, este enfoque voluntario de las personas individuales debe recibir el apoyo de empresas e instituciones para lograr un impacto más amplio.

Entre todos sus premios y reconocimientos, ¿de cuál se siente más orgulloso? ¿Por qué?

Actualmente, doce escuelas en Francia llevan mi nombre. Creo que no podría desear un mayor reconocimiento. Me sentiría muy orgulloso si mi trabajo inspirase acciones globales para cambiar el mundo. No obstante, no creo que esto sea responsabilidad de la generación más joven. Los gobiernos, las empresas y las instituciones de los países líderes mundiales deben tomar medidas desde hoy mismo.